viernes, 12 de junio de 2009

El jóven futbolista...

La realidad es que a muchos jóvenes les falta desarrollar esa riqueza mental que les asegure el arribo y luego la permanencia en el tan anhelado profesionalismo.




“Este jugador hace todo bien para jugar en primera”
“Que lástima, tiene técnica, físico, pero comete muchos errores”
“Sabe lo que quiere, por eso va a vivir del fútbol”
“Que bien decide en la cancha”
“Come muy mal por eso nunca se pone bien físicamente”, etc.

¿Por qué es importante el aspecto intelectual en la formación de los jóvenes?
El mejor fútbol de estos tiempos requiere de futbolistas con una buena capacidad intelectual para:
1. Comprender tareas complejas.
2. Observar las secuencias del partido con objetivos claros.
3. Auto observarse.
4. Corregir a conciencia malas actitudes y conductas.
5. Exponer creatividad.
6. Elegir soluciones óptimas y rápidas.
7. Prestar atención sin pausa.
8. Reconocer virtudes y deficiencias propias.
9. Detectar virtudes y deficiencias de los rivales.
10. Comprender de manera eficiente todos los puntos anteriores

Pero no sólo estos puntos caracterizan a un profesional de alto nivel, se deberán agregar manifestaciones cotidianas, tanto en el ámbito del entrenamiento como en su vida privada. Por ejemplo:
a. Interiorizarse de las virtudes y defectos del rival.
b. Prestar atención a las consignas de los entrenadores
c. Preocuparse por mejorar sus puntos débiles y alentar a sus compañeros para que lo hagan.
d. Tener en cuenta aspectos importantes de la vestimenta tanto para entrenar como para competir (vendas, espinilleras, largo de los tapones, etc.)
e. Alimentarse para estar fuerte en los entrenamientos y partidos y no sólo para saciar su hambre.
f. Hidratarse adecuadamente.


Todos estos aspectos son demostraciones de una importante actividad mental, buscando mejorar constantemente tanto su rendimiento como su rol como futbolista para lograr llegar a nivel profesional.
Estos puntos dependen del caudal de información al respecto y del desarrollo de habilidades del pensamiento con el fin de utilizar con eficacia y rapidez los conocimientos específicos almacenados en la memoria.
Para lograr estos objetivos es indispensable atender el desarrollo de la inteligencia del futbolista, para lograr niveles superiores en su vida profesional.
Para aumentar la capacidad intelectual cada jugador juvenil debe recibir con frecuencia estímulos e información, tanto de temas generales como específicos del fútbol.
Conocimientos generales
Los conocimientos generales son incorporados en el medio ambiente de cada futbolista (hogar, barrio, club, escuela) a través de la comunicación y de lo que observa. Cuanto más rico sea el vocabulario mejor será el intercambio de conceptos. Podemos agregar que la riqueza lingüística y de opinión también aumenta el reconocimiento social.
Si en algún aspecto las informaciones y manejo de las mismas son insuficientes tendrá ciertas dificultades para convivir en el mundo de los mejores futbolistas.
Origen socio-económico de nuestros futbolistas
La realidad nos muestra que la mayoría de los niños y jóvenes de nuestro país que aspiran a ser jugadores profesionales provienen de familias con bajo nivel económico, disponen de escasos conocimientos generales y en muchos casos desconfían de los efectos positivos del esfuerzo diario y de la incorporación de conocimientos variados. Esto suele ser un factor que impide lograr un amplio desarrollo intelectual, que favorezca su carrera profesional.
La escasa estimulación sobre este aspecto le impedirá entender las necesidades de su profesión y en muchos casos no podrá resolver mentalmente con eficacia y rapidez las acciones determinantes de la competencia.
Puede suceder que esta carencia no le permita comprender bien una explicación; le impida animarse a preguntar; se equivoque con frecuencia en la elección de la solución táctica; no pueda generar ideas enriquecedoras, o sienta incapacidad y dudas en la expresión de las mismas, etc.
Estas deficiencias, sumadas a pequeñas debilidades, nos colocan frente a jugadores que requieren mayor ayuda para lograr ascender el último escalón y de esta forma completar su perfil de futbolista profesional por muchos años.
Por otra parte, también contamos con jugadores que se ven favorecidos en su evolución hacia el alto nivel gracias a un adecuado desarrollo intelectual producto de incorporación de información y utilización de la misma en su ámbito familiar y escolar.
Tareas para llevar a cabo en el club
Mi preocupación la planteo en la siguiente pregunta: ¿qué debemos hacer para revertir el déficit de información, tanto general como especial, y el poco desarrollo habilidades del pensamiento, que impide a muchos jugadores arribar y mantenerse en el alto nivel?
Creo que un camino podría ser aumentar el caudal de información general y específica para elevar la capacidad de percepción de la realidad y lograr un volumen de reflexión mayor a partir de ella.
Así como la escuela pública proporciona conocimientos y normas generales, los integrantes de los cuerpos técnicos y médicos de categorías juveniles deberíamos crear una metodología para incorporar información, sobre todo en el aspecto específico del deporte.
A continuación cito algunos puntos sobre los que puede trabajar cada integrante de los grupos de conducción.


Directores técnicos.
1. Estadísticas de rendimiento.
2. Recursos indispensables de cada puesto.
3. Videos de partidos de distintas épocas, de entrenamientos técnicos y tácticos de alto nivel.
4. Artículos con entrevistas a grandes jugadores.
5. Libros sobre historias de futbolistas y competencias.
6. Estrategias ante la exigencia de la prensa.
7. Como decidirse por un determinado club.
8. Reglas de juego, fair play, etc.
Preparadores físicos.
1. Bases y efectos de los diferentes ejercicios y métodos de entrenamiento.
2. Formas de entrenar las capacidades físicas.
3. Valores antropométricos de los mejores del mundo.
4. Rendimientos condicionales mínimos para estar en el alto nivel.
5. Valores de rendimiento físico de jugadores consagrados a nivel nacional e internacional.
6. Como entrenar el déficit físico como tarea extra.
7. Entrenamientos físicos de especialistas en otras actividades deportivas.
Médicos y Kinesiólogos
1. Mapa del aparato de movimiento del cuerpo humano.
2. Grandes funciones.
3. Guías de nutrición.
4. Comprensión de los resultados de exámenes médicos y su relación con la alta competencia.
5. Medidas que favorezcan la prevención, la recuperación de enfermedades y lesiones, etc.
6. Significado del examen antropométrico.

Estos puntos deberían abordarse en algunos minutos en momentos previos al inicio del entrenamiento y si es posible en el campo de juego. Es la forma de asegurarnos que se lleven a cabo y de contar con la atención del grupo.
A partir de esta propuesta podríamos generar además, el entusiasmo por la lectura de temas afines al futbolista, como historia de grandes jugadores, cuentos de fútbol, alimentación, características, costumbres e idiomas de diferentes lugares donde también se juega al fútbol, etc. y si con este aporte, la motivación respecto a estos temas se eleva, podríamos intentar ponerlos en contacto con libros, charlas y publicaciones de otros temas.
Considero que esta propuesta podría ayudar a mejorar la capacidad de proceder y reflexionar de nuestros jóvenes jugadores adentro y afuera del campo de juego, contribuyendo a la formación de un profesional del fútbol más completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada